Almas para el Diablo
Teniendo como referente a su hermano, también músico y batería, comenzó a interesarse por la música moderna escuchando a artistas como Beatles, Rolling, Miguel Ríos o AC/DC. Una buena base sonora, hasta que a los 16 años dio el siguiente paso comenzando a tocar la batería; a partir de aquí la lista de bandas y estilos por los que ha pasado es interminable: Nenthertal Boys, Noodles y unos cuantos grupos Alcañizanos que le han llevado hasta el 2010. En la actualidad se pasa el día montando y desmontando su batería para salir al escenario con los grupos Visitantes, Ojo no Caigas, Commando Ramone… y por su puesto Almas para el Diablo. Metalero como el que más, Gustavo ofrece una polivalencia nata, algo que le ha permitido no sólo adaptarse al Rock Clásico de Almas, si no profundizar hasta convertirse en un vaquero más, así que estad atentos, tiene buen pulso para tocar y disparar.